viernes, 21 de agosto de 2009

Una curiosa historia





No les pasa que hay días en que no hay manera de levantarse,
Que odias que amanezca.
Que sientes que no es justo que la noche dure tan poco tiempo,
Que tienes que inventarte miles de formas de asegurarte de llegar a tiempo a tu trabajo
(y mas cuando son 10 minutos adelantados)?
A este chico, lo entiendo.
¿Como que no?
Ahora les dejo y me voy corriendo al espejo a revisarme la cabeza,
Y ver si no me sale un riiiiiing
Uno que nunca podré apagar.
Jeje


Curiosa historia.
Enjoy.!!

5 comentarios:

xenia dijo...

Jjajaja qué bueno!! lo de este chico es muy fuerte. A mi que no me cuesta nada levantarme cuando suena el despertador!!! hay días que estoy más remolona pero suele sonar y yo dar un saltito jajaja.

Un besito.

la MaLquEridA dijo...

Pero si te despiertas con una linda canción, todo fluye bien.

Un saludo.

Luz dijo...

Xenia
¡Que suerte tienes!, a mi me cuesta levantarme cada día.

La malquerida
Si me despierto con una linda canción?, Mmmm me dan ganas de quedarme en cama a oírla.

Gracias a todas por venir a mi camino.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Luz:

A mí hoy me pasó lo contrario. Mis pensamientos no me dejaban dormir. Tenía cosas que hacer y me levanté a hacerlas a las 5 de la mañana.
Yo sé que tengo que levantarme y eso para mí es una convicción, asi que lo hago sin pensar y a veces me sorprendo caminando en la calle en dirección contraria a donde tengo que ir. Yo digo que voy como con el refrecador de pantalla, jejeje.
Besitos:
Tadeo

Luz dijo...

Ay Tadeo es que la cama es tan calientita,jeje

Gracias por venir a mi camino.


Gracias Lucia